miércoles, 6 de mayo de 2009

HUNDIMIENTO MORTÍFERO



30 de enero de 1945, muelle del puerto báltico de Gotenhafen, (Polonia) más de 60 mil refugiados tratan de abordar las naves creándose un estado de caos y confusión.
Después de las derrotas alemanas del este, a finales de la 2ª Guerra mundial, y cuando ya la marea soviética es imposible de contener, el gobierno alemán decide repatriar, a más de 2.000.000 de civiles y heridos de aquellos territorios hacia Alemania
Un grupo de mujeres hace el saludo nazi sobre la cubierta del Wilhelm Gustloff, durante la gélida noche del 30 de enero de 1945, mientras, los oficiales tratan de contabilizar a los pasajeros. Mucha gente aborda desordenadamente burlando la guardia que se ve inerme para controlar la multitud. Algunos disparos al aire hacen recuperar el control pero no por mucho tiempo. Refugiados alemanes de ambos sexos se apretujan, luchando contra el pavor y el frío.
En medio de una selva de empujones, golpes y gritos, se afanan desesperadamente por subir al crucero, a bordo del cual podrán llegar a Dinamarca.
Un día antes de zarpar, llega un tren hospital a Gotenhafen llevando heridos que son subidos a bordo y acomodados en la llamada cubierta para tomar el sol.
A las 12:30 de la tarde del 30 de enero de 1945, el Gustloff suelta amarras, lleno hasta el tope, con 8.000 personas a bordo, según documentos oficiales (algunas informaciones hablan de más de 10.000 pasajeros. El número exacto real se desconoce dado lo desesperado de la situación).
El Gustloff zarpa con muy mal tiempo, Cae nieve con vientos fuertes y la temperatura es de 10 grados bajo cero. Comienza la navegación sin escolta contra los ataques submarinos o de aviación. Ante los ataques aéreos el buque tiene la protección del inclemente clima y unas pocas ametralladoras antiaéreas, pero ante los submarinos esta inerme. La oscuridad invernal envuelve al buque y la gente con varios días sin comer ni dormir, cae presa del mareo. La cubierta está congelada.
Hay chalecos salvavidas sólo para dos tercios de los pasajeros, y ante el número de pasajeros es evidente que en caso de emergencia los botes salvavidas no podrán albergar al resto.
A las 21:08 del día 30 de enero de 1945, navega entre la Bahía de Danzig y la isla danesa Bornholm, cuando es descubierto por el submarino soviético S-13.
Esa noche de enero de 1945, el S-13 dispara tres torpedos contra el Wilhelm Gustloff que acusa los impactos, escora rápidamente a estribor recuperando la verticalidad poco después, pero finalmente vuelve a escorar.
Un testigo relata que el primer torpedo hace blanco en la proa debajo de la línea de flotación, el segundo en la sección media a la altura de la piscina, matando a casi todas las auxiliares de marina, y el tercero a mitad del buque por delante de la sala de máquinas.
En pocos minutos el castillo de proa se encuentra casi bajo las aguas. En menos de 50 minutos el Gustloff se hunde, llevándose hasta el fondo del Báltico a 9.343 hombres, mujeres y niños. 1.239 personas pudieron ser rescatadas con vida por buques alemanes que se encontraban en las cercanías en misiones de evacuación o escolta, el mar estaba cubierto de cadáveres con salvavidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario