martes, 2 de junio de 2009

Tres Artículos Insólitos

Berlusconi sátiro
Este controversial político y hombre de negocios, nace en Milán el 29/09/1.936, procedente de una familia de clase media, culmina su educación secundaria en un colegio católico, se gradúa, cum laude, en Derecho, en la Universidad de Milán.
Incursiona con éxito en el mundo empresarial, actualmente es el dueño de las tiendas de video, Blockbuster, accionista de Olivetti, y de muchas otras empresas.
Según la revista Forbes, Berlusconi es la persona más adinerada de Italia (12.500 millones de dólares), y la vigésima quinta (25) persona más rica del mundo.
En el aspecto político es actualmente el primer ministro italiano.
Ha sido vinculado a la mafia calabresa y se ha visto envuelto en innumerables escándalos.
A continuación un video que tal vez les de una idea de su forma de ser y de por qué se ha visto en tantos escándalos.
Todo país tiene su loco…”mal de muchos consuelo de…..

video

En esta dirección puedes conseguir más videos sobre este tema
http://www.youtube.com/watch?v=W3k9pMtrccQ&feature=fvst

Anillos plateados
Los delfines tienen mucho parecido con los humanos, al menos en su comportamiento; se dice que, aparte del hombre, son los únicos animales que disfrutan el sexo.
Al igual que a los seres humanos les gusta jugar, siendo uno de sus juegos favoritos hacer anillos.
A continuación les presento un video precioso donde podrán apreciar como los delfines generan estos anillos, y de uno grande hacen surgir uno más pequeños, los cuales desintegran al morderlos…. Disfrútenlo.

video

En esta dirección puedes conseguir más videos sobre este tema
http://www.youtube.com/watch?v=isE7SaUrfyE

Tormenta de susto Esto sucedió hace poco y parece arrancado de las páginas de cualquier historia de Alfred Hitchcock.
Un hombre, en medio de una obscura y tenebrosa noche, esta parado a la orilla de la carretera, esperando que alguien le de un aventón, comienza a caer una lluvia pertinaz, que inmediatamente se convierte en una terrible tormenta. Transcurre el tiempo, nadie se detiene a ayudar al atribulado hombre.
La tormenta es tan fuerte que apenas si se alcanza a ver a unos 3 metros de distancia.
De pronto, y con alegría, el hombre, observa como un extraño carro se acerca lentamente y al final se detiene, por lo precaria de su situación sin dudarlo, rápidamente, se sube al carro y cierra la puerta.
Voltea y se percata, con asombro y horror, que nadie conduce el vehículo, el cual arranca suavemente, mira hacia la carretera y ve con terror que adelante hay una curva, el miedo le invade, comienza a rezar e implorar por su salvación, al advertir su trágico destino.
No termina de salir de su espanto, cuando justo antes de llegar a la curva, entra una mano tenebrosa por la ventana del chofer y mueve el volante lentamente pero con firmeza. Paralizado por el terror, y sin aliento, cierra los ojos, se aferra con todas sus fuerzas al asiento, e inmóvil e impotente ve como sucede lo mismo en cada curva del tenebroso y horrible camino, mientras la tormenta aumenta su fuerza.
Sacando fuerzas de donde ya no quedan, se baja del carro y corriendo, con el miedo calándole los huesos, llega al pueblo más cercano.
Deambulando empapado, se dirige a una cantina que percibe a lo lejos. Entra, y para calmar los nervios pide un ron doble, temblando aún, cuenta a todos la horrible experiencia que acaba de vivir. Se hace un espeso silencio todos se muestran asombrados. El miedo y la zozobra se apoderan del ánimo de todos los parroquianos.
Al rato llegan dos hombres negros, mojados y jadeantes, observan a los presentes y, al notar la presencia del hombre del cuento, uno de los recién llegados se dirige al otro y le dice:
“Mira Juan, allí está el hijo e’ p…. que se subió al carro cuando lo veníamos empujando...'
Espero les haya gustado….de ser así, háganse seguidores….dejen sus comentarios… y recomienden este su blog.

Nos vemos la próxima

1 comentario:

  1. este relato de la tormenta me tuvo en suspenso no te lo imaginas pero la verdad es un chiste muy negro pero buenisimo.

    ResponderEliminar